La Cámara Estenopeica

Una cámara estenopeica (del griego στένω/steno estrecho, ὀπή/ope abertura, agujero) es una cámara fotográfica sin lente que consiste en una caja sellada a la luz excepto con un pequeño agujero, llamado estenopo donde entra luz.

Los rayos de luz que penetran en la caja a través del estenopo, chocan contra la pared interna opuesta, y es allí donde se forma la imagen invertida.

Es muy importante para producir una imagen nítida es necesario que esta apertura sea muy pequeña, del orden de 0,5 mm (1/50 pulgadas). Su diámetro es el equivalente al valor de apertura f.

El obturador de la cámara normalmente consiste en un material que no permite el paso de luz con el que manualmente se tapa el agujero. El tiempo de exposición normalmente es mucho mayor al necesario con cámaras convencionales debido al tamaño de la apertura, pueden ir desde 5 segundos hasta más de una hora.

Construcción de una cámara estenopeica:

Las cámaras estenopeicas normalmente son hechas a mano por los fotógrafos. En su forma más simple consiste en una caja que no permita la entrada de luz con un agujero en una de sus paredes y la película o el papel fotográfico en la pared contraria.

Como obturador se usa una lámina de un material opaco. El agujero se puede hacer con una aguja en una hoja delgada de aluminio o latón. Esta pieza se pega a un hoyo un poco mayor que está cortado en una pared de la caja.

Tomar una fotografía:

Ya tenemos nuestra cámara fotográfica, ahora debemos cargar el material fotosensible, debemos hacerlo en un cuarto oscuro, con luz roja ya que esta luz no afecta al material.

Luego de realizar la toma fotográfica, volvemos al cuarto oscuro y abrimos la caja, allí nos encontraremos con la fotografía tomada, en forma de negativo.

Para poder revelarla, debemos hacerlo por contacto, donde utilizaremos nuevamente papel fotográfico, Revelado, Fijador y Paro.

Proyecciones en el MUBAM con Cienojos

Dos de mis proyectos han sido seleccionados por el colectivo fotográfico Cienojos de Murcia  para proyectarlos en el MUBAM. Uno de ellos, la serie “bajofondo” y el otro “Bailarina en Rojo”

Las dos series fotográficas que presenté responde a un determinado y diferente momento de mi vida y, sin embargo, todas ellas permanecen unidas y alimentadas entre sí por un mismo hilo conductor, que es el intento de descifrar a través de la composición de mis obras, de la actitud de mis modelos, a través de mi filtro personal, los enigmas individuales y colectivos que se escapan con los sueños.

Hay además, una serie de elementos comunes en la mayoría de las producciones que se me antojan como fuentes de inspiración constante: el cuerpo, la mujer, el movimiento, la sensualidad, la libertad y el ritmo. El cuerpo femenino en danza vital, el cuerpo sumergido, el cuerpo en levitación, o el cuerpo envuelto en dolorosa piel.

Les dejo algunas fotografías de esa noche tan maravillosa donde pude compartir con todos los asistentes mis dos proyectos.

Quiero agradecer a Mónica Lozana Mata,directora de Cienojos y a Juan García Sandoval, director del MUBAM.

 

 

IMG_9128