El mundo surrealista y onírico de Mercedes Fittipaldi

EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA EN “EL PORTAL”– TABERNA & WINES- , ALICANTE.

DESDE EL 25 DE SEPTIEMBRE DE 2013

Mercedes deseaba que la exposición tuviera éxito, como todo artista que está a punto de mostrarse al espectador, pero lo que no esperaba es que fuera tan rotundo. Durante dos intensas y emocionantes horas la artista recibió las felicitaciones, sonrisas, afectos, y bellísimas palabras, reconocimientos al fin, de un centenar de personas que se fueron concentrando alrededor de su obra. Realizó varias veces el itinerario con todo aquel que se lo solicitaba dando algunos datos sobre la técnica o el lugar donde se tomó la fotografía, qué motivó su inspiración, qué anécdota acompañó a la sesión, pero dejando siempre espacio para la interpretación de cada cual. Las imágenes oníricas y surrealistas de Mercedes Fittipaldi, como puertas abiertas a un mundo imaginario, iban provocando un efecto mágico en la sala evocando múltiples emociones entre los asistentes. El placentero efecto de conexión entre artista y espectador se había producido.

<<Cada una de las fotografías que componen esta exposición responde a un determinado y diferente momento de mi vida. Sin embargo, todas ellas permanecen unidas y alimentadas entre sí por un mismo hilo conductor, que es el intento de descifrar, a través de la composición de mis obras y de la actitud de mis modelos, y a través de mi filtro personal, los enigmas individuales y colectivos que se escapan con los sueños. Hay además, una serie de elementos comunes que me rondan como fuentes de inspiración constante: el cuerpo, la mujer, el movimiento, la expresión, la sensualidad, el ritmo y la libertad. >> MERCEDES FITTIPALDI.

Nos contaba Mercedes Fittipaldi, frente a las dos obras de la serie “Dolorosa Piel”, que la sesión partió de su necesidad de liberarse de un dolor físico profundo que la mantuvo convaleciente durante un tiempo. Así intentó trasmitírselo a la modelo convirtiéndola en su herramienta creativa y comunicadora. Lo que ninguna de las dos sabía en ese momento es que bajo esa piel dolorosa crecía una nueva vida. Sara estaba embarazada. Relata, también, que desde hacía tiempo le rondaba la idea y el deseo de retratar a la Ofelia de Shakespeare. Tras una sesión de fotografía acuática en el mar, al descargar los archivos, se encontró de repente frente a ella. “Ofelia, la otra”, la suya, surgió de la profundidad del mar, inerte y bellísima ante sus ojos y su objetivo, llamándola con un canto de sirena.

Entre el público asistente pudimos ver a varios miembros de la Comisión de revistas y publicaciones del Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, numerosos artistas alicantinos de

distintas disciplinas (pintura, escultura, fotografía,…), amigos, numerosos seguidores y admiradores, y nuevos descubridores de la obra de Mercedes Fittipaldi.

La muestra permanecerá abierta al público hasta finales de noviembre en los horarios de apertura de “El Portal” de Alicante, calle Bilbao, 2.

Texto: Susana Ivars.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *