Emociones y fotografías de Mercedes Fittipaldi

A pocos días de inaugurarse su próxima exposición, me dispongo a entrevistar a Mercedes Fittipaldi, por encargo de Estudios Omh.  Hablaremos de la persona que está tras la cámara, de sus trabajos y de sus proyectos. El Ayuntamiento de Mutxamel apuesta por la cultura y el arte abriendo sus puertas a la obra de esta gran fotógrafa de las emociones.

Quedamos en su estudio a las diez de la mañana. Me recibe con una tímida y acogedora sonrisa que intuyo algo nerviosa.  Confiesa que no le gusta hablar, que prefiere que hablen por ella sus fotografías. Visitar a Mercedes en su lugar de trabajo es siempre una nueva y maravillosa experiencia. De las blancas paredes de su estudio cuelgan varias de sus obras.  Obras con contenido, que hablan por sí mismas desde luego, pero que dejan espacio suficiente para la propia interpretación. Imágenes evocadoras de sentimientos,  a veces  provocativas e inquietantes, de originales texturas, atrevidas en la ejecución, imágenes de una fotógrafa que firma con su mirada. –Ahora te voy a mostrar una cosa-. Cada vez que Mercedes pronuncia estas palabras una pequeña descarga de adrenalina me recorre el cuerpo; sé que voy a ver algo que probablemente me emocione al punto de saltarme la lágrima. Como artista que es, algo misteriosa, seductora y ciertamente bohemia, retrasa el momento ofreciéndome un café y conversación. Mi corazón tendrá que esperar sin remedio hasta el final de la entrevista, la cámara y el operador ya están preparados. Nos acomodamos en un sillón frente a los focos. Pruebas de luz y sonido. Acción.

¿Quién es Mercedes Fittipaldi?

–Mercedes Fittipaldi soy yo. Una mujer sencilla y normal, soñadora, a veces tímida. Si tuviera que resumirlo en una palabra: una fotógrafa.

Mercedes me cuenta que la fotografía para ella es emoción, es el medio artístico que le permite expresar sentimientos, contar historias. Utiliza términos como libertad, movimiento, nostalgia. Y confiesa que, aunque son muchos los fotógrafos a los que admira, no se ha dejado influenciar por ninguno de ellos en particular, porque cada fotógrafo tiene una mirada distinta del mismo objeto, porque cada uno debe contar su propia historia. Ella misma dice encontrarse en un camino en continua evolución y transformación, en el que los propios estados de ánimo y el entorno van alimentando sus fuentes de inspiración.

Estudios Omh incluirá esta entrevista en la producción de un montaje audiovisual que se proyectará en la sala de la Casa de Cultura junto a la visualización de otras obras y reportaje de los “back stage” de varios trabajos de la artista. Las fotografías que Mercedes ha seleccionado para exponer son algunas de las más valoradas y comentadas en los circuitos artísticos por los que se mueve su obra: la sugerente estética de “Emergiendo”, el enigma contenido tras el gesto de “La joven de la perla”, la belleza plástica de “Bailarina en rojo”, la elegante “Bailarina” y la provocativa serie “Alter Ego”. Todas ellas a la venta para amantes del arte y coleccionistas.

A mi última pregunta de cuál es la fotografía pendiente, Mercedes responde con una sonrisa pícara: -La que está por venir. Es entonces cuando me muestra el pequeño tesoro que me tenía reservado: la obra mural “Reconstrucción”, poesía concentrada en cuarenta fotografías de pequeño formato que componen la esencia en registros visuales de su proceso creativo. Mercedes se reconstruye en su propia obra repleta de emociones, sentimientos y delicadas bellezas que van más allá de la piel y de la forma.

Susana Ivars, abril de 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *